fbpx
Qué son los NFT y como pueden ayudar al mercado del arte contemporáneo

Qué son los NFT y como pueden ayudar al mercado del arte contemporáneo

Se ha hablado mucho de los NFTS en los últimos meses, desde una colección de Beeple vendida por más de 69 millones de dólares, hasta artistas provenientes de la música como Richie hawtin que publica sus últimas creaciones como token NFT.

Pero antes de seguir, debes saber que esto de los NFTs tiene mucho que ver con las criptomonedas, de hecho usan la misma tecnología, de forma que permiten vender y comprar archivos digitales tales como arte digital, fotografía, música, o software de media art, con un certificado de autoría único, indivisible e indestructible.

Max Dovey, Breath (BRH), 2017

Ya habíamos visto como en los últimos años, los artistas han sacado la tecnología blockchain del mundo de las finanzas, y la han convertido en pieza esencial para producir obras de arte que exploran los sistemas de valores y la disparidad de riqueza en el mundo del arte y más allá. Piezas que como la de la artista Helen Knowles que convierte la respiración humana en criptomonedas. Otras que permiten que un bosque acumule capital, como es el caso de terra0, desarrollado en la Universidad de las artes de Berlín por Pul Sideler y Paul Kolling. También recompensar a las personas por meditar (o fingir hacerlo) en la pieza Oblomo. Incluso examinar críticamente cómo los recursos naturales pueden transformarse en valor, en el proyecto Bittercoin con César Escudero Andaluz.

Sin embargo ninguna tecnología había supuesto un impacto tan grande en el arte en los últimos años, como los NTFS , con ellos la autoría y la propiedad de un bien digital copiable, se convierten en una apuesta de valor.

Empecemos por el blockchain

Los NFTS han surgido en el contexto del blockchain o cadena de bloques, una tecnología que ha dado lugar a las monedas virtuales, entre ellas la más conocida es el Bitcoin.

Básicamente la tecnología blockchain elimina los intermediarios a primera vista en cualquier transacción de activos, y digo a primera vista, ya que en la práctica y debido a su complejidad tecnológica, los intermediarios han surgido igualmente, para facilitar estas transacciones. Pero son otro tipo de intermediarios, unos intermediarios que podrían conocer tus transacciones, que pueden cobrarte por sus servicios, pero no son dueños de esas transacciones ni pueden modificarlas. En el mundo financiero si quieres operar con dinero, debes trabajar con los bancos, que son los que llevan una contabilidad de tu dinero. El blockchain permite que ese libro maestro de transacciones se comparta encriptado entre todos los nodos de la red que crean los usuarios al hacer transacciones. Es decir, cada vez que yo vendo o compro por ejemplo bitcoins, no es un organismo o un banco el que tiene esos datos, sino que esa operación se transmite encriptada, a todos los nodos de la red, lo que posibilita que nadie pueda modificar una transacción sin que otros nodos lo sepan. De esta forma, es más seguro y evita fraudes.

Un nodo no es otra cosa que una billetera digital, sería un ordenador o un smartphone que tiene un software que le permite operar con criptodivisas, monedas virtuales o tokens. Todos los usuarios y sus billeteras digitales hacen de nodos de esa gran red que es el blockchain almacenando y copiando todas las transacciones encriptadas. Estos nodos están interconectados entre sí, a través de una red de pares conocida como red peer-to-peer (P2P). Lo que significa que todos los nodos operan de forma igual y equivalente entre sí. Además, los nodos pueden comunicarse entre ellos para transmitir y compartir datos e información a través de dicha red.

Existen diferentes tipos de nodos, no vamos a entrar en detalle, pero es importante que conozcas los nodos denominados mineros, que a cambio de una pequeña cantidad de criptomoneda, se dedican a expandir esas transacciones para que se transmitan a todos los puntos de la red. Cualquier ordenador puede dedicarse a minar bitcoins, pero en la práctica, y debido al elevado precio de la energía eléctrica, tan solo en determinados países, puede resultar rentable. Los nodos de minería, como su nombre lo indica, son aquellos nodos completos que, además de almacenar una copia completa de la blockchain, también ejecutan un software de minería.

A los activos digitales se denominan tokens, son unidades con las que se pueden crear transacciones. Un token no es lo mismo que una criptomoneda o una moneda digital, de hecho surgieron sin valor monetario alguno. No vamos a entrar en profundidad en estas diferencias. Te darás cuenta de que el término a veces se usa para las criptomonedas, sin embargo no es lo mismo. Es un término más apropiado para los NFTS que para las criptomonedas.

Con el tiempo han ido surgiendo otros tipos de monedas, y otras formas de usar esta tecnología, entre ellas surgió la red Ethereum, con la que no solo se pueden hacer transacciones económicas, sino que es posible realizar lo que llaman contratos inteligentes, es decir, contratos únicos que no pueden ser alterados. Es en esta red donde surgen los NFTS, en lugar de contratos, ahora los assets pueden ser ficheros de todo tipo (vídeos, imágenes, software, ficheros pdf,…), han nacido los NFTS.

¿Qué es un NFT?

Un NFT o Non Fungible Token por su siglas en inglés es un token único e irrepetible en blockchain que concede a su propietario la propiedad absoluta y verificable del activo en sí. Es decir, no es fácilmente transferible y solo una persona en el mundo será el absoluto dueño de la pieza, que si proviene directamente del autor, se convierte en un bien preciado de cualquier colección de arte. Esto hace que los NFTS cobren una especial relevancia, no solo en el mercado del arte, sino en general del coleccionismo. Digamos que los NFTS devuelven al artista, parte del estatus perdido en un mundo donde todo es copiable.

Los NFTS surgen en la red Ethereum, donde se dieron forma a los contratos inteligentes o smart contracts, con el fin de usar la misma tecnología blockchain que evita el fraude, en contratos de diferente tipo. Posteriormente los NFTS empezaron a ser adoptados por juegos como CryptoKitties, un juego de blockchain en Ethereum desarrollado por Axiom Zen que permite a los jugadores comprar, recolectar, criar y vender gatos virtuales en forma de cromos digitales, o cartas únicas.​ Es uno de los primeros intentos de implementar la tecnología blockchain para la recreación y el ocio y que ha dado lugar a los NFTS.

Un NFT puede convertirse en una pieza extrañamente única, verificable, con propiedad absoluta e indestructible al estar creado sobre el ecosistema blockchain almacenado en la cadena de bloques a través de un contrato inteligente. Esto no significa que no pueda ser copiado, ya que por el mero hecho de ser visualizado o expuesto, la reproducción ya es posible, sin embargo de entre todas esas copias, seguirá siendo esa pieza única, que proviene directamente de su autor. Su propio carácter conceptual, podría realmente funcionar muy bien en el contexto del arte contemporáneo, tan inmerso actualmente en el mundo de las ideas.

¿Qué características tienen los NFTS?

Pensemos en un NFT como una obra de arte digital, un pieza de video arte, la documentación de una pieza de arte de acción, el software de una instalación de vídeo generativo, o una fotografía. Cualquier obra que exista en el mundo digital, puede ser un NFT y gozar de sus características:

  • Los NFTS son únicos, no pueden existir dos iguales y no son intercambiables como las monedas. Estos activos tienen muchas analogías con las obras de arte, de las cuales puede haber copias, pero aquí el propietario de una obra en NFT, puede certificar que es el propietario único y real de la obra original, aunque esta pueda compartirse fácilmente en internet. Es una situación curiosa y un giro al valor que concedemos a las obras de arte físicas y a las digitales.
  • Indivisibles: a diferencia de las criptodivisas, los NFT no se pueden dividir en partes más pequeñas, y tienen un valor completo como entidad o token completo, sin más.
  • Indestructibles: los datos de un NFT se almacenan en la cadena de bloques a través de un contrato inteligente (Smart Contract), y permanecen para siempre en la cadena, aunque se vendan y cambien de propietario. Esto hace que no se puedan destruir, eliminar o replicar. Como vimos antes la ventaja de la cadena de bloques es que no depende de un lugar centralizado, sino que cada transacción se almacena en todos los nodos de la red.
  • Propiedad absoluta: a diferencia de la música o el cine, si compras uno de estos bienes su propiedad es absolutamente tuya. No compras una licencia para ver la película o escuchar la canción, sino que ese bien intangible es completamente tuyo.
  • Verificable: la cadena de bloques hace posible verificar algo que es bastante más complejo demostrar o certificar con temas como el coleccionismo de arte, por ejemplo: la cadena de bloques mantiene un historial de quién ha comprado o vendido un NFT y quién es su actual propietario (absoluto), incluyendo el creador original a quien se compró ese activo digital en primer lugar.

¿Cómo podrías crear un NFT?

Después de varios meses de desarrollo de esta tecnología, en 2022 ya tenemos una gran cantidad de aplicaciones web y apps que permiten crear NFTS, sobre todo en el red Ethereum. En un principio los costes de crear un NFT y validarlo para la red blockchain tenía unos costes elevados, hasta el punto que podría costar más que la propia obra.

Lo primero que necesitas para crear un NFT es una billetera digital, y aquí se abre otro gran melón, difícil de explicar en un solo artículo. Básicamente una billetera digital te permite operar con criptomoneda, o bien otro tipo de activos como NFTS o contratos digitales.

Con la aplicación S!gn puedes crear de forma sencilla un NFT y ponerlo dentro de la red Ethereum, además sirve de billetera virtual para realizar transacciones. Después existen galerías de NFTS en su mayoría repletas de arte digital creado por diseñadores que han visto en esta tecnología una posibilidad de venta, aunque realmente las posibilidades de venta no dependen de su formato, sino realmente de la trayectoria de un artista o galería.

Un NFT no es un seguro de venta

Ha sido curiosa la explosión de NFTS entre diseñadores y artistas, desde el momento de su aparición. Además con unos precios desorbitados, pensando que solamente por el hecho de tener una pieza en NFT, esta va a entrar en el mercado del arte y va a ser muy cotizado. Es un error pensar así, el NFT debemos verlo como un contrato digital de venta, al igual que se hace con cualquier venta de arte que lleva su certificado. No por tener un certificado vas a vender. Lógicamente lo importante será la carrera del artista, su biografía y su cotización, independientemente de si vende en NFT, o no. Es más una herramienta transaccional para el coleccionismo, ya que de por sí, no hace mejor o peor artista, ni hace mejor o peor una obra.

Un NFT es una apuesta de valor, pero para artistas o piezas que ya de por sí tienen valor. No es un certificado de calidad, sino de autoría. Por muchos NFTS que tengas si no eres reconocido y valorado como creador, difícilmente vas a vender.

En algunos casos los NFTS son apuestas del coleccionismo en el sentido más general, como por ejemplo el primer tweet de la historia vendido en marzo de 2021 por 2,9 millones de dólares. Jack Dorsey, cofundador y director ejecutivo de Twitter, decidió vender una captura de pantalla del primer tuit que publicó 15 años atrás, en marzo de 2006 nada más y nada menos que por 2,9 millones de dólares. Lógicamente si yo hago esa misma captura no conseguiría vendero, ya que el valor está en lo que vende pero sobre todo, en quien lo vende que fue el origen de Tweeter.

Los NFT son también la forma perfecta de poseer performances e instalaciones. Por ejemplo, la artista Alexa Meade crea pinturas en 3D utilizando modelos en espacios físicos. Recientemente se introdujo en el mundo de las criptomonedas vendiendo videos NFT en Foundation, una plataforma de subastas de NFT para artistas.  Ahora, la gente puede poseer el registro digital de su arte mucho después de que la instalación temporal haya sido desmantelada.

En enero, la empresa de blockchain Injective Protocol mostró su entusiasmo por los NFT quemando una serigrafía de Banksy comprada por 95,000 dólares. Un video de la performance se transformó en un NFT. Para ellos, era la forma perfecta de mostrar cómo el arte físico puede transformarse en un NFT. Dada la predilección de Banksy por destruir su propio arte, la selección de su obra para quemarla le pareció adecuada a la empresa.

Es importante recalcar que por el momento, la compra-venta de NFTS, se hace con moneda virtual, es decir, necesitas una billetera para vender y moneda virtual para comprar. No es un problema ya que es una tecnología al alza y debido a su seguridad, está siendo adoptada no solo por empresas sino por gobiernos. Recientemente hemos conocido lo que será la moneda virtual de Europa, el cripto euro. Puedes comprar y vender NFTS en moneda virtual, y despues cambiar o convertir en otro tipo de moneda.

No todo son ventajas

El consumo de energía para realizar estas transacciones, hacen de los NFTS y del sistema de blockchain, una tecnología, por el momento, poco ecológica. Grandes granjas de servidores conectados hacen posible esta tecnología, permitiendo que todas las transacciones se distribuyan por la red. Además en el caso de los NFTS, que pueden ser archivos pesados, el consumo de energía es aún mayor y necesitan de una red todavía más potente. Es cierto que por el momento no es comparable a lo que contaminan otro tipo de industrias, pero de popularizarse, sería realmente insostenible.
Como con las monedas virtuales, cabría esperar que al final la especulación pudiese funcionar igualmente en estos medios, haciendo que el valor de las monedas con las que se compran estos NFTS pudieran variar de forma descontrolada. Para ello, y al mismo tiempo que se mejora la seguridad y privacidad, la comunidad cripto, sigue trabajando para evolucionar esta tecnología de forma que no se vea influida por lobbies o intereses especulativos.

Autor:

Deja una respuesta

¿Te gusta este artículo? ¡Compártelo!

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest